Juguetes educativos: qué son y cómo elegirlos

Juegos y juguetes educativos

Los juguetes educativos

Los juguetes educativos son una herramienta fundamental a la hora de combinar las actividades lúdicas y el aprendizaje. Un juguete, si vamos al diccionario, se define como un objeto capaz de entretener. Y un juguete educativo es que además de entretener consigue desarrollar determinadas capacidades.

Este binomio de juego y desarrollo ha demostrado ser muy eficaz para conseguir que los niños se impliquen mucho más a la hora de adquirir conocimientos, tanto en el aula como en sus propias casas, junto a sus padres, hermanos y amigos. 

Principales ventajas de los juegos educativos

Unir juego y aprendizaje es una garantía de que los niños y niñas aprendan divirtiéndose, sin tener la sensación de que están asistiendo una lección y, de esta forma, evitar situaciones de aburrimiento, apatía o rechazo. Fíjate qué diferente es sumar en una lista de operaciones a hacerlo cuando estás jugando a cartas o simplemente, tirando dos dados y sumar los puntos para avanzar una casilla.

Los juegos educativos actúan como nexo de unión entre diversión y formación, proporcionando muchos y variados beneficios, entre los que destacan:

  • Tienen una gran capacidad para fomentar las habilidades sociales de los niños y niñas.
  • Aumentan la autoestima y la confianza en sí mismos.
  • Ayudan a fortalecer la capacidad de concentración y la memoria.
  • Enseñan a adaptarse a los pequeños fracasos y frustraciones.
  • Despiertan la curiosidad.

 

Jean Pigget

Las claves para elegir los mejores juegos educativos

Las posibilidades de los juegos educativos son inmensas y está fuera de duda su potencial para conseguir que los niños aprendan más y mejor, con el importante valor añadido que los conocimientos adquiridos tienen un mayor impacto emocional e intelectual y, por lo tanto, son más duraderos.

Pero la amplia oferta de juegos con la etiqueta de educativos existentes en el mercado puede complicar la elección de los más adecuados para nuestros hijos o alumnos.

La cuestión clave es: ¿cómo elegir los mejores juegos educativos? La pregunta es muy clara, pero la repuesta puede ser un tanto compleja. Hay que tener en cuenta diversos factures y, en la práctica, son muchos y variados los juegos que pueden servirnos para nuestras pretensiones de educar, divertir, fomentar las habilidades de los pequeños y ayudarles a socializar.

En todo caso, la siguiente batería de consejos nos puede resultar de gran ayuda a la hora de adquirir los juegos educativos que sean más provechosos para nuestros pequeños: 

  1. La edad recomendada es una cuestión a tener muy en cuenta a la hora de comprar un juego educativo, pero no la única. Cada niño es diferente y debemos valorar también aspectos como: su capacidad intelectual, grado de madurez y, por supuesto, gustos personales.

  2. Elegir aquellos juegos que, por su funcionamiento y dinámica, mejor van a servir para fomentar y potenciar las habilidades concretas que más nos interesa en cada niño, por ejemplo: motoras, cognitivas, de coordinación, razonamiento, pensamiento lógico, lenguaje.

  3. Los juegos más interesantes son aquellos que no se basan en unas reglas fijas y monótonas, sino que despiertan la curiosidad del niño y su imaginación. Los juegos de experimentos científicos son perfectos en este sentido. 

  4. Los juegos de matemáticas son especialmente útiles porque potencian el pensamiento lógico y ayudan a familiarizarse con él de un modo amable. Sin olvidar, que existen juegos que permiten practicar el cálculo mental jugando.

  5. Otros juegos muy valiosos son los conocidos como juguetes STEAM, cuyo objetivo es fomentar el interés de los niños por la ciencia  y la tecnología y que aprendan a dar sus primeros pasos en el campo de la experimentación y el trabajo de campo. ¿Quieres saber más sobre los juguetes STEAM

  6. Los juegos técnicos, donde los niños pueden empezar a crear sus propios inventos, son fantásticos para que los niños dejen volar su imaginación y creen productos concretos y útiles.

  7. Los juegos educativos ganan en eficacia cuando los adultos se implican en los mismos. No hay nada más divertido y placentero para un niño que jugar junto a sus padres. Además, de esta forma los pequeños se sienten más plenos y seguros.

  8. Por último, no se debe olvidar que un juego, por educativo que sea, no deja de ser un juego y, por lo tanto, debe primar el desenfado y la diversión. Jugar siempre va unido a divertirse y pasarlo bien. 

La edad es importante

A la hora de elegir un juguete educativo es importante seguir las recomendaciones de la edad. Cómo adultos que somos, hemos olvidado que hay cosas que en función de la edad son muy y muy difíciles aunque a nosotros puedan parecernos obvias, los puzzles son un buen ejemplo, fíjate que hay puzzles de ¡2, 3, 6 piezas para los más pequeños!.

Así que seguir la recomendación de la edad es siempre importante. Por supuesto, después cada niño tiene su ritmo pero no intentes darle un juego de un niño de 10 años a uno de 8 porqué lo único que puede pasar es que se frustre por no saber resolverlo.

Juguetes educativos para niños 4 y 5 años

Juguetes educativos para niños de 6 y 7 años

Juguetes educativos para niños de 8 y 9 años

Juguetes educativos para niños de más de 10 años

 

En definitiva los juegos educativos, también conocidos como juegos didácticos, son un instrumento magnífico para enseñar y aprender a través de la diversión. Cuando mejor funcionan es cuando los niños son capaces de asimilar conceptos o técnicas concretas o específicas de una forma lúdica. Este tipo de juegos son muy recomendables porque fomentan habilidades y destrezas de todo tipo y enseñan a trabajar en equipo y a superarse.