Desde Hoy y hasta el 17 de Diciembre ENVÍO GRATIS en pedidos de más de 25€ con el código YAESNAVIDAD

¿Puede un avión solar dar la vuelta al mundo? Lo que aprendí con un juguete

RSS

¿Puede un avión solar dar la vuelta al mundo? Por primera vez, sí, esto es lo que consiguió el pasado mes de Julio el avión Impulse II, dar la vuelta al mundo sin carburante. 

Esta noticia hubiera pasada por mis manos sin tan solo fijarme en ella, si no fuera porque los Reyes Magos nos habían traído un juguete: un avión solar por montar. La verdad es que el tema de la energía solar me gusta y aluciné sola imaginando qué podría hacer con ese avión solar y qué pasaría cuando empezara a funcionar. Así que aunque el regalo no era para mí, no me costó nada involucrarme en la actividad ;)

Cuando abrí la caja me encontré con la maqueta por montar, un pequeño motor y una placa solar. Lo montamos, pintamos y en un momento estábamos saliendo al balcón para hacer despegar el avión....y aquí empezaron a desmontarse todas nuestras hipótesis de trabajo (o expectativas) y a entender un poco más la complejidad de la energía solar.

Yo esperaba que sólo sacando el avión al balcón este empezaría a funcionar. Y sabes, ¿qué pasó? Al principio NADA, sí como oyes, NADA porque la placa solar necesita que le de el sol de verdad no solo la luz de día. 

Así que primer reto: conseguir que los rayos del sol le dieran de pleno. Una vez esto ocurrió el avión empezó a mover su hélice. ¡Qué ilusión! por fin se movía. Pero a la vez, ¿por qué no se desplazaba? Así que ese pequeño avión que no levantó el vuelo sí que consiguió levantar un montón de preguntas en familia:

- ¿Por qué no se mueve? 

- ¿Es por el motor que sólo se mueve la hélice o por qué la placa solar es pequeña?

 - ¿Cómo debería ser la placa solar de grande para que el avión pudiera volar?

- y si sólo absorbe rayos cuando le da el sol directo ¿cómo deberíamos poner el avión para que estuviera el máximo tiempo funcionando?

Evidentemente, no tenía ni idea de "por qué" pero con un "no lo sé hijos, después lo buscamos en Internet" fue suficiente para seguir atentos a la nueva pequeña "mascota".

El avión sigue en el balcón y no puedo evitar la tentación de cada día mirar si está en marcha o no. 

Si no hubiera sido por este juguete, la noticia del Impulse no me hubiera llamado la atención, pero ahora, que después de 505 días el Impulse II haya completado la vuelta al mundo me deja soñar en un futuro donde los aviones funcionen sin combustible, cosa interesante para conservar este planeta.

Si te interesa el proyecto de Solar Impulse, puedes leer más en www.solarimpulse.com y si quieres jugar con la energía solar en nuestra tienda online de juguetes educativos encontrarás juguetes que te permitirán experimentarlo de cerca.

 

 

Posts anterior Post siguiente

  • Marina Sala