SEMANA DE BLACK FRIDAY: Ofertas válidas hasta el 27 de Noviembre o hasta agotar existencias

Nemo, un museo que no puedes perderte

RSS
Nemo, un museo que no puedes perderte

Experimentando, probando y jugando. Así es como el Museo Nemo de Amsterdam quiere enseñar a sus visitantes a adentrarse en el mundo de la ciencia, la tecnología y la innovación. Por eso, sus exhibiciones incluyen una parte interactiva donde los niños adquieren nuevos conocimientos al mismo tiempo que se divierten superando pruebas de la mano de sus familiares o amigos.

El Museo Nemo, una construcción del arquitecto italiano Renzo Piano, se reconoce desde lejos como una enorme forma de color cobre verde que se eleva por encima de los muelles orientales de Amsterdam.  El edificio en si es un reto a la arquitectura porqué se construyó encima de un túnel. Por ello, la curvatura del túnel sirvió como inspiración para la forma arqueada del edificio. Además, tal como está edificada, esta construcción parece que emerge del agua.

Y el tejado es una de las partes más impresionantes del museo. Es una enorme plaza, de hecho, la más grande de Holanda. Una vez aquí podemos averiguar cómo funcionan las energías renovables, ya que experimentamos en nuestras propias carnes cómo se captura la energía del viento, el agua o el sol. Eso lo hacemos a través de una esculturas e instalaciones que nosotros mismos podemos manipular o controlar.

Pero esto no es lo único que podemos aprender en el museo Nemo de la capital holandesa. En una de las salas, los pequeños y no tan pequeños pueden hundir sus manos en el agua y en diferentes aparatos donde aprenderán como purificar este líquido o qué tipo de energía se puede producir con este recurso.  

La física está en todos los ámbitos de la vida cotidiana, desde los colores del arco iris, al crepitar de nuestro jersey o las diferencias entre voces de hombres y mujeres, recuerda el Museo. Por eso, desde la exposición de la ciencia sensacional los mismos visitantes pueden reproducir estos fenómenos diarios para descubrir cómo se producen.

Uno también se puede convertir en un pequeño arquitecto probando de construir un edificio o un puente. Ahora bien, para ello es esencial que entendamos la importancia que tienen las formas, la fuerza y el equilibrio. ¿Te atreves a intentarlo?

Al final, quien impulsa la tecnología, la ciencia y la innovación es el cerebro humano, por lo que a través de diversos juegos educativos también podemos descubrir como funcional el órgano más importante de nuestro cuerpo.

Estas son solo algunas de las actividades que podemos realizar en el Museo Nemo que, además, cuenta con tres didácticas exposiciones. En una de ellas, viajamos por el desarrollo de la tecnología y la innovación a través de la evolución de productos como aspiradoras, máquinas de picar carne o televisores. Otra sala nos relata el transcurso de la ciencia desde que nació hasta la actualidad. Además, una tercera exposición nos muestra la transformación del mundo y los seres vivos desde el Big Bang hasta la formación de las células, como las que componen nuestro cuerpo.  

El museo Nemo nos sumerge en un viaje de experiencias, sensaciones que abren nuestros sentidos para que descubramos palpando, mirando o probando como se configura el mundo, nuestro cuerpo, pero también como ha avanzado la ciencia y la tecnología. Un espacio donde se aprende jugando.

Posts anterior Post siguiente

  • Marina Sala