SEMANA DE BLACK FRIDAY: Ofertas válidas hasta el 27 de Noviembre o hasta agotar existencias

Posts

RSS
Un verano para aprender: dibujar y crear con electricidad

Un verano para aprender: dibujar y crear con electricidad

Cuando era pequeña, el verano significaba tiempo para hacer algo diferente. Así que desde a hacer ganchillo, coser, aprender a nadar, aprender inglés o leerme Don Quijote en castellano antiguo cada año tenía una misión especial.

Este año mi misión ha sido abrirle las puertas a otros niños para que conozcan cómo funciona la electricidad y hagan sus primeros circuitos.

Han sido tres talleres en tres días, donde hemos visto la parte aplicada de la electricidad. Hemos desmontado ordenadores para ver cómo son por dentro y darnos cuenta de que todo son circuitos, y hemos hecho nuestros primeros pasos, montando circuitos simples, circuitos en paralelo y switches (pero tranquilos, que a los niños no se lo conté así), pero lo hicimos a partir de la creación de nuestras postales eléctricas y unos bichos singulares.

Postales con la espada de StarWars que se ilumina cuando pulsas el botón, dibujos que se iluminan o abejas y moscas que iluminan sus ojos. 

Todo lo que necesitamos fueron cartulinas y colores para pintar las postales, pinzas de madera (las de tender), colores y complementos para decorar los bichos, y para la parte eléctrica trabajamos con tintas conductivas, cinta adhesiva de cobre y leds (de los de la ferretería y los adhesivos) y por supuesto, ¡las pilas!

Lo bueno de vivir en una pequeña ciudad es que en seguida encuentras apoyo para estas iniciativas, así que de la mano de Sant Feliu Innova y en la misma Biblioteca Montserrat Roig pudimos realizar estos talleres STEAM completamente gratis para los niños.

Y si estás cerquita nuestro, síguenos y así sabrás cuando son los próximos talleres.

Taller STEAM Play & Explore - Desmontar ordenador - actividades niños

Taller STEAM - actividades niños - Play & Explore

Taller STEAM - actividades niños - Play & Explore

Taller STEAM - actividades niños - Play & Explore

 

 

 

 

Subir a un taxi volador autopilotado podría ser posible en 10 años.

Subir a un taxi volador autopilotado podría ser posible en 10 años.

Hace ya mucho tiempo que soñamos con coches voladores, la literatura y el cine de ciencia-ficción nos animan a ello. Pero, actualmente, lo único que vuela y no es un avión o helicóptero son drones capaces de transportar pequeños paquetes. En lo que a coches se refiere, lo más cercano son los autopilotados y aún se miran con desconfianza. Entonces, ¿se podrían mezclar estas ideas futuristas para crear un proyecto comercial a corto plazo? Sí, Airbus lo ha hecho.

Vahana es el nombre elegido para el concepto creado por A^3, la división de proyectos avanzados de la empresa aeronáutica, y en la cultura hindú es la criatura o animal que monta un dios (vájana). Los planes anunciados por Airbus son desarrollar un prototipo este mismo año y empezar su fabricación en 2020. A ese ritmo, en una década o dos sería posible que pudieses pedir un aerotaxi sin conductor.

¿Te lo imaginas? Solo pensarlo resulta emocionante, más aún al repasar alguna de sus características que nos permiten construir en nuestra mente la experiencia que supondría:

  • Es autónomo así que no hace falta saber pilotar, igual que un taxi, y su velocidad duplica la de un coche.
  • Es un híbrido de helicóptero y avión, es decir, es capaz de despegar y aterrizar como el primero y volar como el segundo.
  • Está pensado para un pasajero que tiene que hacer un trayecto relativamente corto porque la autonomía de su motor eléctrico es de unos 80 km.

No obstante, como proyecto conceptual que es de momento, aún ha de salvar algunos obstáculos. Más allá de las infraestructuras que rodean a Vahana como la planificación y construcción de lugares para aterrizar, también las leyes internacionales deben cambiarse porque, obviamente, aún no están preparadas para la posibilidad de aeronaves no tripuladas con personas dentro.

Además, seguro que te habrás hecho la siguiente pregunta mientras leías los párrafos anteriores: ¿me puedo fiar de un avión autopilotado? Sí, hay menos obstáculos en el aire que en las carreteras pero, ¿es seguro? Dicen que dentro de unos años quizá lo sea.

Yo tengo mis dudas ahora mismo por mucha ilusión que me haga, pero Airbus y otras empresas llevan años investigando y dando pequeños pasos para hacerlo posible. No se trata de desarrollar de golpe toda la tecnología si no de ir sumando los elementos que lo harán realidad en un futuro quizá no tan lejano como piensas. ¡En una década todo puede cambiar!

Para que el proyecto tenga sentido tal y como está definido ahora, se barajan precios relativamente económicos como 40 dólares por un vuelo de 15 minutos. Pero, si la previsión de Airbus es que Vahana sea similar a un Uber futurista en una megacity del 2030, igual ni lo pagamos en euros así que no saques la tarjeta de crédito todavía.

  • Eva S
El Experimentarium estimula el interés por la ciencia jugando

El Experimentarium estimula el interés por la ciencia jugando

A una media hora en bici desde el famoso parque de atracciones de los Jardines de Tívoli de Copenhague, se encuentra la pequeña ciudad de Hellerup y su gran museo para experimentar la ciencia en primera persona, el Experimentarium. Por fuera ya es digno de verse pero por dentro es aún más espectacular, tanto por su arquitectura como por sus salas llenas de oportunidades para conocer mejor la ciencia y la tecnología.

Se abrió por primera vez en 1991 pero en enero de 2017 el Experimentarium ha reabierto sus puertas después de una remodelación obra del estudio danés CEBRA. Esto nos parece destacable por dos motivos: primero porque su impresionante escalera de cobre en espiral que simula una hélice de ADN es una buena forma de meterte en situación. Y segundo por haber utilizado 28 toneladas de latas de aluminio recicladas para hacer la fachada, todo un homenaje al lugar en el que se encuentra el edificio (la antigua fábrica de cerveza Tuborg).

Las obras, además, han permitido doblar el espacio del museo que ahora es de 1.500 metros cuadrados repartidos en 4 plantas. Además de tener un espacio para descubrir microbios que nos ha recordado al Micropia en Ámsterdam, nos parece interesante destacar las siguientes salas:

  • En la casa de los inventos podrás conocer a inventores daneses pero también convertirte en uno, incluso inventando de forma colaborativa como puede hacerse en la empresa de las ideas.
  • Hay un túnel de los sentidos donde podrás volver a ser un recién nacido y redescubrir esos detalles perdidos, sobre todo en el laberinto de la luz.
  • La educación vial también tiene un espacio en este museo con un simulador que ayuda a comprender las dificultades de conductores y peatones, también en cuanto a huella ecológica y contaminación.
  • En el bubblearium soñarás con burbujas de diferentes formas y colores mientras que en el puzzler pasarás un rato rompiéndote el coco con puzles de todo tipo.

 

Además, tienen un cine interactivo donde no hay butacas, solo una pantalla con la que todos los espectadores interactúan para atrapar a la inquieta protagonista de la película “The girl who wouldn’t sit still” y mantener la niebla a raya. ¡Toda una aventura!

Más de 8 millones de personas han visitado el Experimentarium para convertirse en científicos por unas horas y estimular así su interés por la ciencia y la tecnología, tanto de niños y jóvenes como de sus padres. Los experimentos de este museo invitan a la reflexión, hacen que te preguntes cosas y busques respuestas probando todas las opciones que te ofrecen.

Desde el Experimentarium afirman que el conocimiento y la curiosidad se consiguen con un enfoque práctico, mezclando juego y aprendizaje. Nosotros también lo creemos y, después de ver nuestras recomendaciones de museos, seguro que tú también.

¿Exploramos?

¿Exploramos?

Exploratorium es un museo de San Francisco. El nombre ya lo dice todo: hemos venido a explorar. ¿Y qué tenemos que explorar? Pues los seres vivos, el cuerpo humano y los sentidos sensoriales como el tacto. Esto son solo alguno de los aspectos que se abordan en las siete partes que tiene el museo.

En la galería Sud podemos estrujarnos el cerebro para producir cosas y desarrollar nuestras ideas. Estamos en la fase de la creación artística que implica potenciar el arte de pensar.

En la sala Este nos adentraremos en las herramientas científicas para averiguar cómo funcionan los sistemas de los seres vivos, como por ejemplo sus ADNs. Esto también nos servirá para entender más sobre ellos, los hábitats donde viven y los ecosistemas que hay en planeta. Al lado opuesto, en la galería Oeste Osher descubriremos cómo es el cuerpo humano y cuáles son sus especificidades. Y en la sala central jugaremos creando sombras de colores que nos desvelaran cómo actúan nuestros sentidos.



Y sin dejar de explorar llegamos a la galería Norte donde investigaremos las fuerzas que componen una ciudad, una bahía o una región, pero también como se produce el viento o por qué las mareas son cambiantes. Una sala donde reina la experimentación por lo que el visitante puede desde sacudir un puente a observar cómo es el comportamiento humano. Todo ello, con un objetivo encontrar nuevas maneras de sentir los lugares que habitamos.

 El museo Exploratorium también tiene una parte divulgativa de exposición donde el público puede observar la historia, la geografía y la ecología de la bahía Fisher de San Francisco. Así pues, buena parte de los juegos educativos que hemos realizado en la parte más interactiva, al final nos ayudan a entender mejor el hábitat de esta bahía, así como los seres vivos que la componen.

En la planta baja también incluye el Tinkering Studio un laboratorio de I + D, que se basa en el modelo de código abierto, por lo que el museo comparte sus proyectos o actividades a los visitantes. Exploratorium enseña al público como puede implementar las actividades del laboratorio en una cocina, garaje, aula o comunidad.

Autómatas de cartón, tablas de circuitos eléctricos, una máquina para garabatear o esculturas electrónicas que se mueven y emiten sonidos son algunas de las cosas que puedes construir en este laboratorio. La idea es que jugando nos convirtamos en pequeños creadores.  

Pero más allá de sus exposiciones permanentes y el laboratorio, el Exploratorium parece no dormir nunca y no para de organizar actividades como coloquios o talleres para niños. Además, es un centro de educación e investigación.  De hecho, uno de los pilares de este lugar es ser un convertirse en un sitio referencia dentro del mundo educacional.  

Para conseguir este objetivo, este centro basa el aprendizaje a que el visitante o el alumno experimente y explore. Así pues, este museo de Estados Unidos hace honor a su nombre y es que todo él gira alrededor de una sola idea: la exploración. Esta exploración que nos ayuda a despertar nuestra curiosidad científica e investigar el cuerpo humano o los seres vivos, entre otras cosas. ¿Te unes a explorar?

Nemo, un museo que no puedes perderte

Nemo, un museo que no puedes perderte

Experimentando, probando y jugando. Así es como el Museo Nemo de Amsterdam quiere enseñar a sus visitantes a adentrarse en el mundo de la ciencia, la tecnología y la innovación. Por eso, sus exhibiciones incluyen una parte interactiva donde los niños adquieren nuevos conocimientos al mismo tiempo que se divierten superando pruebas de la mano de sus familiares o amigos.

El Museo Nemo, una construcción del arquitecto italiano Renzo Piano, se reconoce desde lejos como una enorme forma de color cobre verde que se eleva por encima de los muelles orientales de Amsterdam.  El edificio en si es un reto a la arquitectura porqué se construyó encima de un túnel. Por ello, la curvatura del túnel sirvió como inspiración para la forma arqueada del edificio. Además, tal como está edificada, esta construcción parece que emerge del agua.

Y el tejado es una de las partes más impresionantes del museo. Es una enorme plaza, de hecho, la más grande de Holanda. Una vez aquí podemos averiguar cómo funcionan las energías renovables, ya que experimentamos en nuestras propias carnes cómo se captura la energía del viento, el agua o el sol. Eso lo hacemos a través de una esculturas e instalaciones que nosotros mismos podemos manipular o controlar.

Pero esto no es lo único que podemos aprender en el museo Nemo de la capital holandesa. En una de las salas, los pequeños y no tan pequeños pueden hundir sus manos en el agua y en diferentes aparatos donde aprenderán como purificar este líquido o qué tipo de energía se puede producir con este recurso.  

La física está en todos los ámbitos de la vida cotidiana, desde los colores del arco iris, al crepitar de nuestro jersey o las diferencias entre voces de hombres y mujeres, recuerda el Museo. Por eso, desde la exposición de la ciencia sensacional los mismos visitantes pueden reproducir estos fenómenos diarios para descubrir cómo se producen.

Uno también se puede convertir en un pequeño arquitecto probando de construir un edificio o un puente. Ahora bien, para ello es esencial que entendamos la importancia que tienen las formas, la fuerza y el equilibrio. ¿Te atreves a intentarlo?

Al final, quien impulsa la tecnología, la ciencia y la innovación es el cerebro humano, por lo que a través de diversos juegos educativos también podemos descubrir como funcional el órgano más importante de nuestro cuerpo.

Estas son solo algunas de las actividades que podemos realizar en el Museo Nemo que, además, cuenta con tres didácticas exposiciones. En una de ellas, viajamos por el desarrollo de la tecnología y la innovación a través de la evolución de productos como aspiradoras, máquinas de picar carne o televisores. Otra sala nos relata el transcurso de la ciencia desde que nació hasta la actualidad. Además, una tercera exposición nos muestra la transformación del mundo y los seres vivos desde el Big Bang hasta la formación de las células, como las que componen nuestro cuerpo.  

El museo Nemo nos sumerge en un viaje de experiencias, sensaciones que abren nuestros sentidos para que descubramos palpando, mirando o probando como se configura el mundo, nuestro cuerpo, pero también como ha avanzado la ciencia y la tecnología. Un espacio donde se aprende jugando.

¿Es posible vivir solo con energías renovables?

¿Es posible vivir solo con energías renovables?

La tierra nos brinda la mayor parte de los recursos que necesitamos y, a menudo, no nos damos ni cuenta. Cuatro elementos: el sol, el aire, el agua y la tierra con los que podemos crear energía y, a la misma vez, potenciar un mundo más sostenible. Costa Rica, por eso, parece haber cambiado el chip y ha decidido apostar por las energías renovables. El pequeño país centroamericano es el líder mundial en el uso de energías limpias, que utiliza para abastecer a la población.

Costa Rica es un país con una naturaleza exuberante que va desde el volcán Arenal, en plena acción, a la selva de Bahí Drake, pasando por el hermoso bosque de Monteverde. Todo ello una joya natural que merece ser preservada. Seguramente por eso el Gobierno se ha propuesto como reto que a partir del 2021 toda la matriz energética del país sea limpia.

El clima costarricense está marcado por dos épocas del año: el período de lluvias y en el que no hay precipitaciones. Y cuando el cielo enfurece se nota, empieza a llover como si se fuera acabar el mundo. Es por eso, que Costa Rica basa el 80% de las energías renovables en hidroeléctricas que se produce en cuatro pantanos.

Pero hace falta ser previsor y no cada año llueve al gusto de todos. Así que para no depender tanto de este tipo de recurso y por si un año hay menos de las precipitaciones esperadas, también tiene un 20% que proviene de energía geotérmica, eólica, solar y biomasa.

Las renovables propician que dependamos menos de los combustibles fósiles, como el petróleo, y ello reporta un sin fin de ventajas. El primero y el principal es que mejoran la calidad del aire. Según la Organización Mundial de la Salud alrededor de unos siete millones de personas murieron en 2012 por la contaminación del aire.

El segundo es que más allá de las infraestructuras que requieren las renovables, este tipo de energía lo podemos conseguir de manera gratuita. Así pues, reportan un ahorro considerable a nuestra factura. Solo a modo de ejemplo, Estados Unidos se gastó 300.000 millones de euros en importar petróleo el 2013.

Las energías renovables no solo se pueden aplicar a nivel a estatal, sino que uno puede aprender cómo funcionan en su propia casa con juegos educativos. Cada vez hay más personas que apuestan por vivir en edificios sostenibles que se calienten, por ejemplo, con luz solar.

¿Quieres aprender más sobre cómo funcionan estas energías?

El mundo de las energías renovables ha llegado también a los más pequeños y existen juguetes para que aprendan de manera divertida cómo funcionan. Mira todos los juegos de energía solar que tenemos:

- La Casa Solar: para construirte una casa con un molino que va encender los leds, etc..

- Enviro Battery, para crear pilar naturales 

Las renovables deberían ser el pan diario en un futuro no muy lejano, especialmente, si queremos que mañana siga habiendo vida en la tierra.